martes, 11 de diciembre de 2018

TINGO, EL MUSICAL DE DESBORDANTE CALIDAD Y DIGNIDAD


Por: Luisa Rebeca Valentín
Santo Domingo. Antonio Melenciano es ciertamente un hombre audaz, seguro de sí mismo, de su inmensa capacidad creativa y determinación. Ha presentado el musical "Tingó", el primero basado en una historia real, conmovedora y dominicana.

Antonio, un profesional de las artes con gran disciplina, versatilidad, talento y dedicación se embarcó en este grandioso proyecto, del cual es autor, dramaturgo y creador de la música utilizada. Está inspirado en la vida de Florinda Soriano, Mamá Tingó", una mujer campesina y luchadora que perdió su vida en las luchas por defender el derecho de los campesinos a labrar la tierra. 
Un ícono.

Felicito a Antonio Melenciano por este gran trabajo. Hice una vez un montaje sobre la vida de Tingó, de cuyo personaje no hay muchos datos. A Antonio debe haberle tomado años dar con toda la información que maneja e incluye en el musical y que logra agrupar con éxito en una puesta en escena dinámica, moderna, pero respetuosa de la historia. Aprovecha la versatilidad del elenco que escogió y la capacidad de cada uno de ellos para devolvérnoslos a escena con distintos roles, aprovecha así su talento y trabaja a la vez con una cantidad menor y más manejable.


Una de las grandes luces del espectáculo es su escenografía, obra de Noé Vásquez Sterling, sencilla y transformadora; funcional y apegada a los conceptos necesarios para el montaje, al momento de la historia y al campo. Lidia Ariza, a pesar de que no logra sintonizar con el canto, a arrimarse a los objetivos esperados con el entrenamiento vocal, muestra una vez más su calidad interpretativa, su dominio y amplio espectro en la asunción de los más diversos personajes y encaja, aunque no es el tipo de montaje en que acostumbramos a verla, en ese papel campesino tan bien logrado. Lidia logra una majestuosa "Tingó" que, más allá del manejo del lenguaje, del vestuario y la apariencia, pone especial dedicación a la definición de acciones físicas identitarias de la mujer campesina de temple, de esa Tingó que asume con tanta vehemencia y que nos deja tan satisfechos.

Un momento memorable al final del espectáculo
Otra que me conmovió fue la cantante y maestra Pura Tyson, encarnando a la abuela de Tingó, la mujer logra una actuación singular, sentida, tan creíble y adorable, con aquella naturalidad tan convincente y orgánica. Mención igualmente para Omar Ramírez, en el papel de Pablo Díaz, impecable y apegado siempre a los rigores de la buena actuación. Hay en general en todo el elenco, un entusiasmo colectivo, un deseo de que todo vaya a la perfección y un preciso interés de dar lo mejor. Es acaso la chispa inspiradora del director y productor Antonio Melenciano? Cómo no mencionar a Ana Javier, Juan Francisco Fermín, Wilson Ureña, Jackson Delgado, Cristian Soriano? El manejo del miedo de un guardia novato encarnado por Fernando Bruno está muy bien logrado. Ello pudo haber sido complementado con el gorro militar tipo sobre y con un corte de pelo a ras, como son los guardias. De hecho, con esas observaciones se evitaría referirse a la situación con el parlamento "en este cuartel de Yamasá sí pasan cosas..." Bastaría con que apareciera en escena con un simple "aquí sí pasan cosas".

Eché de menos que no se integrara el tema de Tingó creado por el grupo Convite, en los años 70. El trabajo coreográfico de Yesselenny Marte es muy parejo y el esfuerzo de Henry Cordero como director vocal. El vestuario muy adecuado a la época y a la condición social y ambiental de cada uno de los actores. No así en el caso específico de Susana González, en el rol de Lucrecia. Su vestuario, estilismo y maquillaje no se ajustaban al conjunto, sintiéndose como una inclusión improvisada ante una situación de último minuto que tuvo que ser asumida para salvar el montaje. En este caso, pensé más en Cats, que en Tingó. Quizás se fue un poco la mano en los chistes de los nueve días de Felipe, lo cual rompió el rigor de las ceremonias campesinas, tan cerradas y formales, sobre todo en aquellos años. No cae mal un tanto de ese humor picaresco que logra Melenciano entre sus personajes, pero el vuelco es demasiado brusco, tras las luces logradas casí inmediatamente con el previo instante de la procesión, aderezada con el aroma solemne y reverencial del incienso. El arroz, en el campo no se maja, se pila. Es el término que se aplica y que es tan usual, las tardes en los campos se deshacen pilando armónicamente.

Ovación de pie
En general, "Tingó" es un montaje muy bien logrado, con una puesta en escena exquisita, donde no se escapa un solo detalle, lo que da cuenta de la dedicación de Melenciano, de su capacidad de observar e investigar, para ofrecernos este musical dominicano, basado en la historia real de esta gran mujer, Florinda Soriano, permitiéndonos apreciar el trabajo del campo y de su gente y dejándonos un mensaje de grato entusiasmo y desbordante dignidad. Y de Lidia, no tengo dudas, era Tingó...

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Lidia Ariza “Tingó es el papel de mi vida”


8 noviembre, 2018
Por:José Rafael Sosa
e-mail:joserafael.sosa[@]gmail.com



Cuando transcurría el protocolo de la muy emotiva rueda de prensa para anunciar el musical “Tingó”, en el Bar del Teatro Nacional Eduardo Brito, poca gente percibió que Lidia Ariza contenía las lágrimas que finalmente escaparon de sus ojos. Era una alegría inmensa e indescriptible que la que la embargaba. Tenía muchas razones para una emoción y un llanto tan legítimos.

“Tingó, para mí es el papel de mi vida. He hecho para teatros grandes y pequeños, prostitutas, monjas, ejecutivas, amas de casa, mujeres comunes y seres extraordinarios, pero no tenía idea de que a mis 45 años en el escenario haría de Mamá Tingó”, dice.

“Tengo claro que he de morir en el escenario, como los árboles, de pie y con firmes raíces produciendo para la vida”, dijo Ariza parangonando algún pensador, en un aparte que hizo con Qué Pasa! con las lágrimas rodando por sus mejillas.

“Lloro porque no imaginé esta forma de conmemorar 45 años de una carrera que agradezco a Dios y a la vida, en la que he aprendido a ser mejor persona y mejor artista, en la que he aprendido de otro y he dado la mano orientadora a los que se han iniciado bajo mi cuidado como actriz y directora”. Junto a Ariza encabezan el numeroso elenco: Jackson Delgado, Esther Tejada, Pura Tyrson, Omar Ramírez y Wilson Ureña.

El musical

Con música y libreto originales en toda su extensión, el actor, director y dramaturgo Antonio Melenciano anunció la puesta en escena de su montaje “Tingó, el musical”, que dará nueva vida en escena a las luchas y logros de la recordada líder campesina Mamá Tingó.

Sponsored
¿Puedes contestar estas preguntas básicas de geografía que todo el mundo debería saber? [Quiz]

Confesó que luego de años de investigación y dedicado al proceso creativo del montaje, decide embarcarse en este musical, en el que agrupa experimentados artistas del teatro dominicano y grandes promesas del teatro musical.



Las funciones del musical serán los días 22, 23,24 y 25 de este mes de noviembre en el Palacio de Bellas Artes, coincidiendo con el Día Internacional de No a la Violencia contra la Mujer.

Recordando a Mamá Tingó

Florinda Soriano, popularmente conocida como Mamá Tingó, fue asesinada el 1 de noviembre 1974 en Gualey, Hato Viejo, Yamasá, en República Dominicana.
Se convirtió en un símbolo de la lucha por la tierra y un ejemplo de la mujer rural en la defensa de los derechos del campesinado en toda América Latina y el Caribe.

UN APUNTE

Los créditos
Tingo, el Musical: dirección, música, dramaturgia: Antonio Melenciano.

Coreografía: Yesselenny Marte.

Dirección vocal: Pura Tyrson.

Diseño de luces: Ernesto López.

Asistencia de dirección y producción: Soribel Medina.

Regiduría de escena: Bill Gil.

Imagen gráfica:
Miguel Brown.

Dirección foto y video: Brian Rodríguez.

jueves, 18 de octubre de 2018

Uri Geller y su increíble hallazgo

El increíble hallazgo bajo tierra del famoso mentalista israelí Uri Geller y su museo

SAL EMERGUI Tel Aviv
17 OCT. 2018 12:20

El ilusionista israelí Uri Geller, con una jarra hallada
A sus 71 años, Uri Geller lo ha vuelto hacer. Esta vez, el famoso mentalista israelí no ha doblado cucharas sino que ha descubierto un viejo tesoro. Concretamente del siglo XIX, el periodo en el que se sitúa la fábrica de jabón hallada durante la construcción de su museo en el sur de Tel Aviv. Como explica en su ciudad natal, hallado gracias a la intuición y un poco de suerte y no por los poderes especiales que le llevaron incluso a ser examinado por la CIA tal y como se resumía en un informe de papeles desclasificado en el 2017: "Queda demostrada su habilidad paranormal de forma convincente e inequívoca".

La planta -Masbena en hebreo o Masbaneh en árabe- y otros grandes espacios subterráneos fueron descubiertos al inicio de las obras llevadas a cabo por la Compañía Nacional de Electricidad y la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI)."A medida que avanzaba el trabajo, me di cuenta de una pila de basura situada en un lado. Intuí que había algo oculto bajo de la tierra. 

Pedí a los arqueólogos que buscaran allí debajo. Y ¡uau! Encontramos algo espectacular", cuenta Geller antes de admitir: "Pensábamos encontrar un gran agujero pero ante la sorpresa general hallamos una fábrica para crear jabón de la época otomona".Es la segunda fábrica de este tipo hallada en la vieja y emblemática zona del viejo sur de Tel Aviv. "El sitio estaba bien conservado e incluía canales para la mezcla de materias primas para el jabón, un gran caldero, un hogar, cisternas de agua y bóvedas subterráneas que se utilizaron para el almacenamiento", afirma el experto israelí, el Dr. Yoav Arbel. 

Su esperanza es que el hallazgo ayude a recrear el proceso de manufacturación y compararlo con otras plantas de fabricación. "La producción de jabón a partir de aceite de oliva en la Tierra de Israel se remonta al siglo X", añade sobre un producto que desde la Edad Media se convirtió en importante y lucrativo.

La fábrica para hacer jabón del siglo XIX

El Museo Uri Geller abrirá sus puertas probablemente en el 2019. Y no, no faltarán cucharas. 2000 pertenecientes a la colección personal del artista israelí estarán expuestas en su espectacular y conocido Cadillac.

Geller, que vive en Tel Aviv tras más de 40 años en el extranjero, espera que turistas y escolares puedan presenciar de cerca "jarras y otros objetos de 2000 o 3000 años de antigüedad".

Pero su plan va más allá. Tanto como los 18 metros de longitud y seis toneladas previstos de una gigantesca cuchara en el patio de su museo. Será la cuchara más grande del mundo y, como él mismo anuncia, "un increíble imán turístico".

miércoles, 27 de junio de 2018

Lidia Ariza, en su mejor papel como actriz en Las Máscaras




Publicado el: 26 junio, 2018
Por: José Rafael Sosa
e-mail: joserafael.sosa[@]gmail.com


Dicho sea con la mayor claridad posible: La veterana actriz Lidia Ariza ha logrado con “Las prostitutas os precederán en el reino de los cielos”, el mejor papel dramático de sus actuaciones en Teatro Las Máscaras.

Con base en la dramaturgia escrita en 1976 por el sacerdote y periodista español Jose Luis Martin Descalzo, lo que ofrece Ariza es un concierto de actuación digna de estudio y admiración, por la carga dramática, cuidadosamente acomodada a giros de humor y sarcasmo, y con la fuerza de una denuncia social sobre la hipocresía social mediada por la fe responsable.


A pesar de que la pieza, por su tema, se aleja de las comedias de variedades que son el fuerte de la cartelera ordinariade Teatro Las Máscaras, una que, sin descuidar el mensaje que se lleva, monta su fuerza en la cabalgadura del humor, Lidia logra un rendimiento interpretativo que le demanda trabajarse a fondo, producir procesos intensos como nunca antes le habíamos visto, lograr colores tan múltiples de su voz y desarrollar una faena que se siente penetrante, grácil y convincente.


El eje central como tema es la relación personal con un Jesús identificado con los que sufren, y apelando a la postura de extremos, ubica a Rosa Rivera una trabajadora sexual que comparte los afanes del quehacer mercantil de su carne, con una devoción con Jesús cimentada en las propias palabras del Mesías “La rameras os precederán en su entrada al reino de los cielos” citando a la Biblia.


Ariza
rompe con firmeza con la tradición de lo presentado en Las Máscaras, y establece una norma interpretativa que muestra conocimiento del oficio y una sensibilidad puesta al extremo en la finalidad de compartir una historia de sinceridades humanas y divinas. Con este trabajo, la Ariza se gana el crédito de ser considerada como mejor actriz para cualquier premio artístico que se respete.

EL DATO
La tradición creada

Las Máscaras tiene como teatro el mérito indudable de haber sido precursor del “teatro boutique” que creo una tradición de un público  fiel a su inclinación por buen teatro.