jueves, 18 de octubre de 2018

Uri Geller y su increíble hallazgo

El increíble hallazgo bajo tierra del famoso mentalista israelí Uri Geller y su museo

SAL EMERGUI Tel Aviv
17 OCT. 2018 12:20

El ilusionista israelí Uri Geller, con una jarra hallada
A sus 71 años, Uri Geller lo ha vuelto hacer. Esta vez, el famoso mentalista israelí no ha doblado cucharas sino que ha descubierto un viejo tesoro. Concretamente del siglo XIX, el periodo en el que se sitúa la fábrica de jabón hallada durante la construcción de su museo en el sur de Tel Aviv. Como explica en su ciudad natal, hallado gracias a la intuición y un poco de suerte y no por los poderes especiales que le llevaron incluso a ser examinado por la CIA tal y como se resumía en un informe de papeles desclasificado en el 2017: "Queda demostrada su habilidad paranormal de forma convincente e inequívoca".

La planta -Masbena en hebreo o Masbaneh en árabe- y otros grandes espacios subterráneos fueron descubiertos al inicio de las obras llevadas a cabo por la Compañía Nacional de Electricidad y la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI)."A medida que avanzaba el trabajo, me di cuenta de una pila de basura situada en un lado. Intuí que había algo oculto bajo de la tierra. 

Pedí a los arqueólogos que buscaran allí debajo. Y ¡uau! Encontramos algo espectacular", cuenta Geller antes de admitir: "Pensábamos encontrar un gran agujero pero ante la sorpresa general hallamos una fábrica para crear jabón de la época otomona".Es la segunda fábrica de este tipo hallada en la vieja y emblemática zona del viejo sur de Tel Aviv. "El sitio estaba bien conservado e incluía canales para la mezcla de materias primas para el jabón, un gran caldero, un hogar, cisternas de agua y bóvedas subterráneas que se utilizaron para el almacenamiento", afirma el experto israelí, el Dr. Yoav Arbel. 

Su esperanza es que el hallazgo ayude a recrear el proceso de manufacturación y compararlo con otras plantas de fabricación. "La producción de jabón a partir de aceite de oliva en la Tierra de Israel se remonta al siglo X", añade sobre un producto que desde la Edad Media se convirtió en importante y lucrativo.

La fábrica para hacer jabón del siglo XIX

El Museo Uri Geller abrirá sus puertas probablemente en el 2019. Y no, no faltarán cucharas. 2000 pertenecientes a la colección personal del artista israelí estarán expuestas en su espectacular y conocido Cadillac.

Geller, que vive en Tel Aviv tras más de 40 años en el extranjero, espera que turistas y escolares puedan presenciar de cerca "jarras y otros objetos de 2000 o 3000 años de antigüedad".

Pero su plan va más allá. Tanto como los 18 metros de longitud y seis toneladas previstos de una gigantesca cuchara en el patio de su museo. Será la cuchara más grande del mundo y, como él mismo anuncia, "un increíble imán turístico".

miércoles, 27 de junio de 2018

Lidia Ariza, en su mejor papel como actriz en Las Máscaras




Publicado el: 26 junio, 2018
Por: José Rafael Sosa
e-mail: joserafael.sosa[@]gmail.com


Dicho sea con la mayor claridad posible: La veterana actriz Lidia Ariza ha logrado con “Las prostitutas os precederán en el reino de los cielos”, el mejor papel dramático de sus actuaciones en Teatro Las Máscaras.

Con base en la dramaturgia escrita en 1976 por el sacerdote y periodista español Jose Luis Martin Descalzo, lo que ofrece Ariza es un concierto de actuación digna de estudio y admiración, por la carga dramática, cuidadosamente acomodada a giros de humor y sarcasmo, y con la fuerza de una denuncia social sobre la hipocresía social mediada por la fe responsable.


A pesar de que la pieza, por su tema, se aleja de las comedias de variedades que son el fuerte de la cartelera ordinariade Teatro Las Máscaras, una que, sin descuidar el mensaje que se lleva, monta su fuerza en la cabalgadura del humor, Lidia logra un rendimiento interpretativo que le demanda trabajarse a fondo, producir procesos intensos como nunca antes le habíamos visto, lograr colores tan múltiples de su voz y desarrollar una faena que se siente penetrante, grácil y convincente.


El eje central como tema es la relación personal con un Jesús identificado con los que sufren, y apelando a la postura de extremos, ubica a Rosa Rivera una trabajadora sexual que comparte los afanes del quehacer mercantil de su carne, con una devoción con Jesús cimentada en las propias palabras del Mesías “La rameras os precederán en su entrada al reino de los cielos” citando a la Biblia.


Ariza
rompe con firmeza con la tradición de lo presentado en Las Máscaras, y establece una norma interpretativa que muestra conocimiento del oficio y una sensibilidad puesta al extremo en la finalidad de compartir una historia de sinceridades humanas y divinas. Con este trabajo, la Ariza se gana el crédito de ser considerada como mejor actriz para cualquier premio artístico que se respete.

EL DATO
La tradición creada

Las Máscaras tiene como teatro el mérito indudable de haber sido precursor del “teatro boutique” que creo una tradición de un público  fiel a su inclinación por buen teatro.

lunes, 25 de junio de 2018

LIDIA ARIZA ENTRE EL AYER Y EL HOY



Publicado el: 20 junio, 2018
Por: Carmen Heredia de Guerrero
e-mail: cheredia@hoy.com.do

Cuando hace justo veintiocho años Germana Quintana y Lidia Ariza presentaron en la Sala Ravelo, el monólogo “Las Prostitutas os precederán en el reino de los cielos”, de la autoría del sacerdote, periodista y escritor José Martín Descalzo, debieron cambiar el nombre por sugerencias de la Dirección, por el “De todos será el reino de los cielos”, un verdadero contrasentido.

En nuestra crítica, publicada en el Periódico Última Hora -22 de junio 1990- y que aparece en nuestro libro “Espacios de Teatro y Danza”, Pág. 41, decíamos lo siguiente: “No comparto las razones para que fuera cambiado el título original de la obra, no creo que un conservadurismo a ultranza se concilie con estos tiempos modernos, ni que su verdadero título causara asombro en un público ya adulto como el nuestro; en definitiva no cambia el nombre la esencia del drama”.



Hoy las nuevas generaciones tienen la oportunidad de ver “Las Prostitutas os precederán en el reino de los cielos”, que viene presentándose en el Teatro Las Máscaras, dirigida y actuada como entonces, por Germana Quintana y Lidia Ariza, y nosotros valorar y comparar el ayer y el hoy.

Basada en un hecho real -hacia 1870- la intensión crítica del autor se evidencia en esta obra monologada, profundamente humana, en la que cuestiona cánones sociales de falsos valores morales, así como el comportamiento de muchos clérigos alejados de su verdadera misión, crítica que adquiere mayor relevancia, al ser el autor un Ministro de la Iglesia.





En palabras del propio Martín Delcalzo, “Las prostitutas os precederán en el reino de los cielos, no es la historia de un puta contra la Iglesia, sino la historia de los pobres contra el mundo”.
Las notas melancólicas del Adagio de Albinoni anegan la pequeña y acogedora sala del Teatro Las Máscaras, bajo este sublime introito inicia el ritual. La escena, creada por Noé Vásquez con pocos elementos en la que destaca un hermoso crucifijo, por su cercanía establece un entrañable vínculo con el espectador.

“Rosa Fernández”, protagonista de la historia, ejerce “la profesión más vieja del mundo”, se despoja de sus vestiduras y cuenta entre llantos y risa, el drama de su vida, marginada por una sociedad hostil.
El soliloquio dirigido a la imagen del crucificado busca el refugio a su soledad de años, comparte con él su dolor profundo por el hijo abandonado, sus penas, angustias y sus traumas producto de su orfandad prematura, así también comparte las peripecias de las que se vale para complacer a sus “clientes”. Sólo ante su presencia se despoja de la máscara que le impone la vida; su devoción por la imagen es más que simple idolatría.

El monólogo demandante, de acción, es un verdadero reto para la actriz Lidia Ariza, su actuación una verdadera proeza, nos hace vivir la triste historia de “la vendedora de caricias”; desbordante de histrionismo nos contagia su risa irónica, y su potencial dramático que se decanta en el gesto, la mirada y la voz rica en matices e inflexiones, logra conmovernos.
El clímax de la obra se produce cuando las autoridades eclesiásticas deciden despojar a “Rosa” de su crucifijo, robado hace veinte años, no se le acusa, pero consideran que no debe estar en una “casa de tolerancia”, y deciden enviar a dos alguaciles especies de inquisidores del medio-evo, a recuperar la imagen.


El miedo a la soledad total aterroriza a “Rosa”, y armada de un valor desconocido, decide recuperar el Cristo, acude a la prensa… La actuación de Lidia Ariza alcanza el cenit. El tiempo, la experiencia de años dedicados a la actuación son su mejor aval. Lidia, prometedora Ayer, inmensa Hoy.
Germana Quintana con la precisión de un orífice hilvana cada momento, cada escena, logra el suspenso y la disipación, como el instante en que la protagonista baila el bolero “Paraíso Soñado”, elocuente metáfora de añoranza.

Asista a Las Máscaras y disfrute de esta excelente obra teatral.

jueves, 14 de junio de 2018

MAGNÍFICO RECITAL CIERRA PROGRAMA DE VIOLÍN


Publicado el: 14 junio, 2018
Por: Carmen Heredia de Guerrero
e-mail: cheredia@hoy.com.do



Gran expectiva reinaba entre el público que se congregó en la Sala de la Cultura Aida Bonelly del Teatro Nacional, para escuchar el Recital de Cierre de los becarios del “Programa de Violín Gabriel del Orbe”, que auspicia la “Fundación por la Música”, presidida por la profesora Margarita Auffant Najri.

Luego de las palabras de bienvenida, la profesora Auffant destacó los logros obtenidos por los becarios, que han sido merecedores de Becas en importantes Institutos y Conservatorios de Estados Unidos, y agradeció, a todos los que han contribuido con los programas de la Fundación.

El recital inicia con el “Allegro” del Concierto No. 3, en Sol Mayor de Wolfanf Amadeus Mozart. El brillante movimiento es interpretado por la talentosa joven Laura Linares Santana. A continuación Carlos Cid Domínguez ejecuta de Piotr I. Tchaikovsky “Vals Scherzo”, Op.34, la pieza de ingeniosa alegría, es asumida con pasión por este joven, verdadera promesa.

Del compositor Max Bruch, el “Allegro Moderato” del Concierto No. 1 en sol menor, op.26 -una breve cadenza a modo de recitativo- es expuesta con maestría por Isamar Ortiz Cote. Estos prometedores jóvenes estuvieron acompañados al piano por la profesora Jacqueline Huguet.

La primera parte del Recital cierra con la hermosa “Melodía” perteneciente al grupo de tres piezas “Memoria de un lugar querido” de Tchaikovsky, interpretada con brillantez por Abraham Santos Fernández, acompañado por el pianista Omar Ubrí.

Un momento emotivo significó la entrega de un valioso violín por parte de Margarita Auffant, a nombre de la “Fundación por la Música”, al joven Ramsés Cid Domínguez quien ha sido merecedor de una Beca en Estados Unidos.

Luego del intermedio, el Recital continuó con “Sonatensatz” en C Menor, de “Poetas y Románticos” de Johannes Brahms, a cargo de Luis Javier Gálvez Santana, un gran lirismo muestra este joven talento.

Con gran habilidad Evita Maciunaite Harrison interpreta el “Scherzo”, Op.42 No.2 “Souvenir d’un lieu cher”, de Tchaikovsky, llamada por su autor “Chant sons paroles”.

“Navarra” una de las composiciones más hermosas del gran violinista y compositor Pablo Sarasate, es una danza española, cuyo movimiento alegre y melancólico a la vez, es exquisitamente expuesto por Rebeca Masalles Stefan y Johani Montero. De nuevo el pianista Omar Ubrí, brinda el acompañamiento perfecto en estas tres piezas.

Al finalizar cada pieza los solistas son calurosamente aplaudidos, un tributo merecido. Una de las grandes sorpresas de la noche fue el joven Abraham Santos Fernández, quien participó además de compositor e intérprete de su compleja obra “Allegro” para orquesta de cuerdas, como arreglista de la obra de Ernesto Lecuona “La Comparsa”.

La orquesta de cuerdas integrada además de los jóvenes becarios por los estudiantes del Conservatorio Nacional de Música: Keny Gómez –Viola-, Leonardo Antonio Javalera –Viola-, José Joaquín Vallejo –Viola, Alejandro Bolívar –Cello- y Stefani Roberto Matos –Cello- y a la que se incorporaron los profesores, Paul y Timothy Kantor, se escucho afinada, con brillo, marcando el ritmo preciso de raíz africana, elemento indispensable en esta pieza emblemática de Lecuona, en la que evoca imágenes de una comparsa de carnaval.

El final resultó apoteósico, el público aplaudió calurosamente, puesto de pie, la expectativa inicial fue superada con creces.